Galería de imágenes

CARNAVALITO 2018

 

 

 

 

 

Información

Error
  • XML Parsing Error at 1:444. Error 4: not well-formed (invalid token)
Imprimir
PDF

Consejo académico 2018.

Comenzamos un nuevo año y eso supone un renovado impulso a cumplir con nuestra misión, aquella a la que el Señor nos ha enviado: Dar respuestas nuevas, a hombres nuevos, en situaciones nuevas. Fieles a ese sentido de renovación que nos lleva a afrontar el futuro con esperanza conscientes de que lo que tenemos por delante va a ser siempre mejor que lo que dejamos atrás, porque nos acercará cada vez más al Señor, el Consejo Académico del Colegio Diocesano “San José” fue renovado en sus miembros y en sus funciones y, en la primera sesión constitutiva, le fue tomado el juramento a cada uno de sus miembros el día 31 de enero. Como continuación de esa primera sesión constitutiva, el Consejo Académico hizo su profesión de fe el día 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, en la Eucaristía que el Padre Rector presidirá ante toda la Comunidad Diocesana.

El Consejo académico para este año 2018 está formado por: P. Alexander Grecco, rector; Waldir Serna, Coordinador Académico; Carol Cervantes, Coordinadora de Primaria; Rubiana Núñez, Coordinadora de Preescolar; José Maldonado, Líder de Calidad; Zoren Oñate, Psicopedagoga; Edinson Prada, Coordinador del Área de Matemáticas; Glennis Orozco, Coordiandora del Área de Ciencias Naturales; Gilberto Cadena, Coordinador del Área de Castellano; Sandra Pachecho, Coordiandora del Área de Ciencias Sociales; Irvin Ríos, Coordinador del Área de Inglés; Daniela González, Coordinadora del Área de Ética; Samira Hernández, Coordinadora del Área de Informática; Francisco Hernández, Coordinador del Área de Artística; Darwin Manjarrés, Coordinador del área de Educación Física; Cecilio Andrés, Coordinador del Área de Educación Religiosa Escolar.

 

Imprimir
PDF

La ceniza no es un rito mágico


Foto: Cathopic.com

TOMADO DE LA FAMILIA.INFO

La ceniza no es amuleto de protección ni nos quita nuestros pecados, para ello tenemos el Sacramento de la Reconciliación. La ceniza es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. Es el inicio del camino de la Cuaresma, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo sobre la muerte que es el Domingo de Resurrección.

La ceniza como signo positivo.

Las cenizas que se utilizan en este día, se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos del año anterior, lo cual nos recuerda que lo que fue signo de triunfo, pronto se reduce a nada.

Anteriormente al imponer la ceniza se decía: “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”, palabras tomadas del Génesis (Gen 3;19), recordándonos como dice el mismo Génesis, que Dios formó al hombre del polvo de la tierra. Era un mensaje que nos hacía ver lo transitorio de la vida y nos obligaba a pensar lo frágiles que somos y en que no debemos dar tanta importancia a las cosas materiales de esta vida, sino reflexionar en lo fundamental, que es la preparación para la vida eterna.

Aunque desde luego, todo esto es muy importante, es necesario que dejemos de ver el Miércoles de ceniza y en general, la Cuaresma como algo negativo: arrepentimiento, muerte, regreso al pasado y verlo como un signo positivo, un renovar y recorrer junto a Jesús el camino, hasta llegar a la Pascua de Resurrección, que es el triunfo sobre la muerte, la alegría de la vida eterna.

 


El Concilio Vaticano II propuso cambiar el texto y la idea anterior y substituirlo por el primer mensaje de Jesús: «Conviértete y cree en el Evangelio (Mc 1;1,15)»

Pero ¿qué significa convertirse?, ¿qué es creer?, ¿qué quiere decir Evangelio?

Convertirse: en el Antiguo Testamento significaba regresar, era un arrepentirse de la vida actual y dar marcha atrás. Un volver al cumplimiento de la ley. En el Nuevo Testamento con Jesús cambia totalmente el significado, es seguirlo a Él, incluye desde luego el arrepentimiento de las faltas y la penitencia, pero no debe quedar ahí, es ver y caminar hacia delante, es aceptar el don gratuito de la salvación que nos ofrece directamente Dios.

El cristianismo no empieza por la ley, a la que respeta, pero a la que supera y trasciende a través del amor y por la gracia, la que se nos da y nos llega por la iniciativa de Dios y después el hombre acepta la gracia y da su amor al convertirse, volviendo así al amor un flujo continuo entre Dios y el hombre.

Creer: la fe es la entrada al nuevo camino; es iniciarlo, permanecer y confiarse; es responder sí a la propuesta de Dios; es entregarse a la palabra creadora del mundo y a la verdad; es creer en un solo Dios en Tres Personas, descubriéndolo en Cristo Jesús.

Evangelio: Evangelio es una palabra de origen griego que significa “Buena Noticia” o “Buena Nueva”. Es la palabra de Dios, del Dios-Hombre, de Jesús, inspirada por el Espíritu Santo a los cuatro evangelistas, que narran la vida, los milagros y el mensaje de Jesucristo.

¿Y cuál es la Buena Nueva? Es la nueva y definitiva alianza de Dios con el hombre, enviando a su propio hijo, para nuestra salvación; Es aceptar la invitación a la felicidad eterna, es seguir a Jesús, tal como Él mismo nos dijo: «Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie va al Padre sin mí» (Jn 14; 6)

Momento de reflexión, perdón y cambio

La Cuaresma debe ser un tiempo de reflexión de nuestra vida, de entender a dónde vamos, de analizar cómo es nuestro comportamiento con nuestra familia y en general con todos los seres que nos rodean.

En estos momentos al reflexionar sobre nuestra vida, debemos convertirla de ahora en adelante en un seguimiento a Jesús, profundizando en su mensaje de amor y acercándonos al Sacramento de la Reconciliación (que antes llamábamos confesión), que como su nombre mismo nos dice, representa reconciliarnos con nosotros mismos, con nuestros semejantes y finalmente con Dios.

Esta reconciliación está integrada por el arrepentimiento, la confesión, la penitencia y finalmente la conversión.

El arrepentimiento debe ser sincero; reconocer tanto las faltas que hemos cometido, así como las acciones y obligaciones que debimos haber hecho y tener el firme propósito de corregirnos, (como decimos en el “Yo Pecador”: en pensamiento, palabra, obra y omisión).

La confesión de nuestros pecados; el arrepentimiento de nuestras faltas, por sí mismo no las borra, sino que necesitamos para ello la gracia de Dios, la cual llega a nosotros por la absolución de nuestros pecados expresada por el sacerdote en la confesión.

La penitencia que debemos cumplir empieza desde luego por la que nos imponga el sacerdote en el Sacramento de la Reconciliación, pero debemos continuar con la oración, que es la comunicación íntima con Dios, con el ayuno, que es la renuncia voluntaria a diferentes satisfactores con la intención de agradar a Dios y con la caridad hacia el prójimo.

Y finalmente la Conversión que como hemos dicho es ir hacia delante, es el seguimiento a Jesús.

Es un tiempo también de pedir perdón a Dios y a nuestro prójimo, pero es también un tiempo de perdonar a todos los que de alguna forma nos han ofendido o nos han hecho algún daño. Debemos perdonar a todos antes y sin necesidad de que nadie nos pida perdón, recordemos como decimos en el Padre Nuestro, muchas veces repitiéndolo sin meditar en su significado, que debemos pedir perdón a nuestro Padre, pero antes tenemos que haber perdonado sinceramente a los demás.


 

Imprimir
PDF

Sueñen alto, no tengan vuelo rastrero

Esas fueron palabras que se escucharon en el solemne acto de graduación de la promoción 2017 el día 1 de diciembre.

Volar alto, hacer realidad las más nobles aspiraciones, los mejores y más elevados sueños. Y todo eso de la mano del Señor que nos ha puesto en el camino. El Señor es capaz de hacer nuevas todas las cosas, de abrir el corazón para dar respuestas nuevas a hombres nuevos en situaciones nuevas.

Una nueva promoción de egresado diocesanos que, como el águila de nuestro escudo está llamada a subir y subir, a volar y volar cada vez más alto, con la vista puesta más allá de las estrellas, con la vista puesta en Dios. Una promoción que ha conseguido importantes logros académicos y a la que deseamos los mejores logros personales.

La familia diocesana sigue creciendo, sigue caminando, sigue formando buenos ciudadanos a quienes les exigimos que allí donde estén, allí donde el Señor les quiera poner, den testimonio de la formación que han recibido, de las palabras que escucharon, de la exigencia de la que fueron protagonistas y sobre todo, del amor de Dios que ha sido derramado en sus corazones.

Dios les bendiga siempre, cumplan sus sueños y no olviden nunca que ustedes han sido, son y siempre serán Diocesanos, y para los Diocesanos el Excelsior no es una opción, forma parte de nuestra esencia.
Que Dios les acompañe y nos bendiga a todos.