Galería de imágenes

CONOCIENDO NUESTRA HISTORIA 2017

 

Información

Error
  • XML Parsing Error at 1:444. Error 4: not well-formed (invalid token)
Imprimir
PDF

FELICIDADES, MONSEÑOR LUIS ADRIANO

Agradezco al Señor que me permita servirle en ustedes durante el tiempo que el me quiera tener.
Con esas palabras Monseñor Luis Adriano nos agradecía el homenaje que, en el Colegio Diocesano, le hemos hecho con motivo de su 71 cumpleaños. Un año más de vida, un año más de servicio, un año más de testimonio como padre y pastor de toda la comunidad diocesana.
Queremos agradecer a Dios por la vida y el ministerio de Monseñor Luis Adriano, Rector Máximo de nuestro Colegio. Y queremos agradecerle las palabras de cercanía, cariño y amistad, pero sobre todo de fe, con las que ha acogido la invitación que hoy Primer Viernes del mes Misionero, le ha hecho el Colegio Diocesano.
Con la celebración de hoy hemos dado solmene apertura al mes misionero. Hemos orado por los misioneros, por aquellos, que como nos ha recordado Monseñor en su homilía, se han entregado a la misión “Ad gentes”, a la misión entre los gentiles, para hacer posible que Jesucristo sea conocido, amado y seguido por todos los hombres y mujeres del mundo. Igualmente, Monseñor Luis Adriano, nos ha recordado como, la misión es algo que forma parte del ser de la Iglesia, que es misionera por naturaleza. Misioneros somos todos y todos estamos llamados a colaborar en la Misión. Los misioneros que viajan y los que estamos aquí, con la obligación de sostener a nuestros hermanos con la oración, con los sacrificios y con las ofrendas.
Misión, gracias y felicidades han sido las palabras que han resonado hoy en nuestro colegio y que no deben dejar de resonar durante todo el mes de octubre y mucho más.
Felicidades Monseñor y gracias por su Misión.

Imprimir
PDF

ORAMOS POR LA RECONCILIACIÓN

Encuentro, reconciliación, perdón, Paz… Son palabras que están sonando estos días en Colombia, que suenan y resuenan con la aspiración de que llegue a posarse en nuestros corazones para, desde ahí, conquistar nuestras mentes y traducirse en acciones concretas.

Esas son las palabras del Papa Francisco que, como mensajero de la paz, del perdón y la reconciliación camina entre nosotros y que nos trae la Palabra de Dios.

 

Hoy viernes día 8, fiesta de la Natividad de María, hemos escuchado esas palabras en la Eucaristía que el Santo Padre ha celebrado en Villavicencio, la capital del Meta, el territorio donde un día sonaron los fusiles y que se manchó de sangre inocente y que hoy ha sido la capital de la reconciliación en la que se han posado los ojos del mundo entero y los oídos anhelantes de palabras de verdad, palabras de paz.